Amor a la Sabiduría

¿Qué tipo de hombre es el que lo alcanza?
Vamos a intentar una contestación a nuestra pregunta. Hablamos de un Amor místico, debe tratarse de un Amor religioso, sin ubicarnos por ello en ninguna geografía particular de la manifestación religiosa, en ningún credo especial, sino en aquel sentimiento que nace, como por obra de magia, en el corazón de los seres humanos capaces de dejarse poseer por esa “aspiración de aspiraciones”, esto es, Dios como Ser, como Totalidad.
Así pues, para ser un Filósofo, hay que ser un Hombre religioso. Religión y Filosofía son palabras idénticas y sólo nosotros las hemos divorciado, las hemos separado, pues así como es poco lo que sabemos sobre la Filosofía, poco es también lo que sabemos sobre la Religión; a esta última, muy a menudo, lo reconozcamos o no, solemos confundirla con el dogma, y no hay veneno peor para el hombre que anhela la Verdad, que el mandato de “creer porque sí”.

Filosofía Mística de Oriente y Occidente

La palabra “Filosofía” está conformada por dos vocablos provenientes del griego, Filo que es Amor y Sofía, Sabiduría. Significan pues, Amor a la Sabiduría. Pero no se trata de “cualquier amor”; no es amor de mera inclinación, amor de interés por un determinado conocimiento, amor de curiosidad, amor intelectual. Este amor es el resumen y la cúspide de todas sus otras manifestaciones; es corona suprema del senti- miento, del Alma que se entrega, ya depurada, a la develación del Ser.
Es muy importante comprender ésto pues si no lo hiciéramos, entenderíamos el amor por la filosofía de manera desinteligente y superficial, todos tenemos acceso al pensamiento filosófico; no todos tenemos acceso a la esencia de la Filosofía. Yo me puedo sentir atraído por ella; pero esa atracción no siempre es Amor por ella.
Para entender el Amor a la Sabiduría es menester que desaparezca todo cuanto lo opaca y esconde, que es, precisamente, ese yo amigo de dialogar y entretenerse con los fenómenos del mundo. Este Amor a la Sabiduría es sobre todo, un Amor Religioso, un Amor de devoción y de fe para con ella. Es un Amor Religioso, en el sentido que re-liga, re-une el ser del Hombre con el Ser.


 

Permitida la reproducción parcial citando la fuente | Xhtml y CSS Válido